Inicio Blog Tecnologías blandas...

Tecnologías blandas (7): Infiltración rápida.

En este tipo de tratamiento el suelo cumple dos funciones: por un lado es el medio receptor de las aguas residuales (evitando de esta manera el vertido a otros medios) y a la vez es el agente activo ya que tanto en su superficie como en su interior se produce el proceso de depuración, eliminando nutrientes, materia orgánica, microorganismos y otros componentes como metales pesados o microcontaminantes orgánicos.

La infiltración rápida es la técnica en la cual se aplica de manera controlada el agua residual pretratada de forma intermitente sobre balsas superficiales de poca profundidad construidas en suelos de permeabilidad media a alta (con una capacidad de infiltración que oscila entre 10-60 cm/día). La alternancia de las balsas en operación permite mantener en condiciones de aerobiosis las primeras capas del sustrato filtrante. Este sistema se aplica principalmente en poblaciones menores de 5000 habitantes equivalentes.

 

alt

El agua residual se aplica al terreno en tasas elevadas, bien por extensión en lagunas o bien por aspersión, alternando periodos de inundación con periodos de secado. La aplicación se realiza de forma cíclica para permitir la regeneración aerobia de la zona de infiltración y mantener la máxima capacidad de tratamiento. En las balsas de infiltración no se suele poner vegetación pero ésta se hace necesaria cuando se emplean los sistemas de aspersión como forma de aplicación del agua residual al terreno debido a que esta aspersión de agua residual puede plantear problemas por la creación de aerosoles cargados de microorganismos patógenos. En cualquier caso se exige un mantenimiento periódico de la superficie de las mismas.

Dado que se opera con cargas hidráulicas superiores a las que se emplean en los procesos de baja carga, los sistemas de infiltración rápida precisan terrenos que presenten una mayor permeabilidad. Con esta técnica, las pérdidas por evaporación tan sólo suponen una pequeña fracción del agua aplicada ya que percola la mayor parte del agua a través del terreno, lográndose en este tránsito la reducción de los contaminantes presentes en las aguas.

Para minimizar los riesgos de colmatación de la superficie inferior de las balsas de infiltración, se hace necesario que tras el pretratamiento, las aguas se sometan a una etapa de tratamiento primario, generalmente en balsas de decantación. Las cargas hidráulicas anuales a las que trabaja este proceso oscilan entre 6-100 m/año.

Respecto a la profundidad recomendable a la que debe situarse el nivel piezométrico existen opiniones muy variadas, situando este nivel optimo entre 18 y 20 metros desde la base de la balsa de infiltración. A la par que la distancia vertical se situa la extensión superficial, la superficie necesaria de estas balsas oscilan entre 1 y 22 m2/hab.

La depuración se produce mediante procesos físicos, químicos y biológicos, los cuales se producen al atravesar el agua residual urbana la zona no saturada. Por medio de este sistema se consigue la recarga artificial de acuíferos y la posibilidad de reutilizar el agua tratada, recuperándola a través de zanjas o pozos. Con esta técnica se alcanzan reducciones medias de DBO5 y de sólidos en suspensión alrededor del 90% y una elevada eliminación de patógenos, entre el 70% y el 95%.

Los sistemas de infiltración rápida alcanzan menores rendimientos de depuración que los procesos de baja carga, como consecuencia de las mayores cargas hidráulicas que se aplican y de la menor capacidad de retención de los suelos permeables que se emplean. La evolución del efluente en el suelo y subsuelo es similar a la de los sistemas de filtro verde. No obstante, por tratarse caudales muy superiores, el suelo y las formaciones infrayacentes han de tener mejores características hidráulicas que los suelos empleados en los procesos de baja carga. Esta técnica se usa en la depuración de aguas residuales de pequeños municipios.

Esta técnica presenta una serie de ventajas e inconvenientes:

 Ventajas:

  • Recarga artificial de acuíferos.
  • Posibilidad de reutilizar el agua tratada, recuperándola a través de zanjas y pozos.

 Inconvenientes:

  • Tendencia a la colmatación rápida.
  • Menores rendimientos de depuración que los procesos de baja carga.

Actualizado (Martes, 07 de Enero de 2014 14:58)

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Archivo de entradas
Nube de etiquetas

logo facebook   twitter-logo-1   google plus   linkedin-logo 

 

Últimas Noticias

Medio Ambiente anuncia obras del ciclo integral del agua con una inversión de más de 137 millones €

Millán destaca que, en la actualidad, las adjudicaciones realizadas suman 35 millones de euros y benefician a siete municipios de la provincia de Jaén. 




El delegado territorial de Agricultura y...

Andalucía desarrolla actividades medioambientales en la confluencia de los ríos Eliche y Quiebrajano

La Delegación Territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, en colaboración con la Diputación Provincial de Jaén, el Aula Verde de la Universidad de Jaén y la Confederación Hidrográfica del...

Diputación de Castellón incrementa su plan inversor con un programa de microdepuradoras para

El programa de microdepuradoras de la Diputación de Castellón para resolver los problemas de vertidos de los municipios menores de 1.000 habitantes, enmarcado en el Plan de Acción de 2015, ya...

111 obras previstas en Andalucía en el marco del ciclo integral del agua con una inversión superior

La consejera María Jesús Serrano informa de que su departamento trabaja en la licitación de un paquete de 105 actuaciones en infraestructuras hidráulicas. 





La Consejería de Medio Ambiente y...

Investigadores españoles desarrollan una nueva tecnología limpia y libre de residuos para la

Fuente:  http://www.iqs.edu


La spin-off de IQS Hydrokemós, de la que es CEO la directora técnica de dr. canicio consulting chemist, la Ing. IQS Ruth Canicio, ha culminado con pleno éxito la...